Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘visitar nikko’

Fundada en el año  782 por un monje budista, Nikko es uno de los centros budistas más importantes de Japón y visita obligada para todo turista en el país del Sol Naciente. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999 por su conjunto de templos y pagodas, pasear por Nikko en invierno es silencio y espiritualidad, es calma y sosiego, es disfrutar de la armonía de lo arquitectónico con la naturaleza, es transportarnos a un tiempo mucho más despacio. Nikko es junto a Nara y los templos de Kyoto, elemento imprescindible para entender el Japón tradicional y milenario, el surgido de la historia de sus señores feudales y  sus violentas luchas de poder, el influido por el sintoísmo y el budismo, el bañado de la religiosidad oriental que tanto admira el viajero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En Nikko cientos de antiguos templos profusamente ornamentados, salpican un maravilloso bosque de cedros donde la nieve hace su aparición desde los primeros días de diciembre. En el paseo, entre majestuosas pagodas, el sonido envolvente de una enorme campana de hierro nos conduce como abducidos hacia la historia de los primeros shogunes del Japón, hasta el maravilloso y ancestral Templo Togoshu, en honor al primero de estos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parecemos en nuestro recorrido cercanos a la famosa escultura de los Monos de la Sabiduría “No oye al diablo, no ve al diablo, no le habla al diablo”, atónitos ante la belleza de un paisaje tan singular, como críos descubriendo nuevos mausoleos tras los enormes árboles centenarios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí en Nikko nada se parece a la metrópoli Tokio, alocada y mágica, a solo dos horas en tren. Japón descubriremos, es el contraste entre estas montañas del Tochigi y la modernísima bahía de Odaiba. Una bofetada entre modernidad y alma,  ese golpe delicioso que uno solo asimila días después, cuando el viaje deja poso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Visitamos la Puerta de Yomeimon decorada con más de quinientos motivos naturales y animales en una riqueza de matices y colores que la hace inabordable; nos deleitamos con el interior de los templos, con la quietud de sus siluetas enmarcadas por el sonido del viento; como una antesala perfecta para la meditación para la que están pensados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde arriba, observando la amplitud del bosque, contemplamos un grupo de mujeres retirando la nieve con viejas escobas para permitir el deambular de los turistas, como si aquí todo ocurriera del mismo modo desde hace muchos años. Como si el tiempo hubiera detenido la fiereza de los shogunes entre el frio de colores de estas tierras, entre los dorados y ocres de sus puertas de entrada. Como si las pagodas prominentes y altivas nos observaran en diminutas figuras ensimismadas ante tanta belleza, desde hace tantas miradas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bajando hacia el pueblo nos recreamos con el maravilloso espectáculo de un recogido y coqueto jardín japonés, donde enormes peces de colores deambulan entre unas aguas a unas horas de volverse heladas. La nieve cae de los cedros cadenciosamente, aportando una estampa viva a una postal atemporal. Parece como si nadie quisiera marcharse de Nikko en su visita; haciendo y deshaciendo el camino entre los disparos de las maquinas de fotos y la respiración cortada por el frio y el asombro. Como si una nana nos acompañara meciéndonos, como si estos bosques nos hubieran envuelto en armonía y dibujásemos círculos para evitar marcharnos. Para entender este lugar hermoso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • El Japan Rail Pass permite visitar Nikko en tren desde Tokio en un recorrido de poco mas de dos horas.
  • Una vez allí la visita puede hacerse en un día o dormir en el pueblo en algún Ryokan tradicional.
Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: