Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Viajes’ Category

Alguien dijo que los paraísos mayores son los más cercanos , los más fáciles de convertir en rutinarios y asimilarlos como propios, los no por escondidos capaces de alterar nuestra alma sin discontinuidades, con un cierto halo de pertenencia.

Imagen

Hace unas semanas descubrí con mi alter ego, uno de esos paraísos a los que quiero volver para quedarme un trozo, para despojarlo de magia y llenarlo de agujeros de asombro, de partículas de ensimismamiento, de silencio.

En los ya lejanos noventa un anuncio de coches regaló al público, un abuelo que entre muros de piedra y pucheros  quedaba asombrado ante la visita de los dueños de un robusto cuatro por cuatro y preguntaba aquello de “¿Y Franco que dice de esto?” “¿Y el Madrid otra vez campeón de Europa?”.

Imagen

Aquella escena, contaban los realizadores del spot, había surgido tal cual, sin más artificios que el permiso posterior para grabar una conversación espontanea y entrañable de un señor que no había salido de su pueblo en al menos 30 años. Ese señor vivía en uno de los denominados pueblos negros de Guadalajara, ese cercano tesoro de tranquilidad y belleza que en respeto a su aislamiento muchos, hemos tardado en descubrir otros treinta años ó más.

La denominación de esta amalgama de aldeas del Norte de Guadalajara, proviene del uso casi exclusivo en la construcción de sus casas, de la pizarra; material omnipresente en su paisaje que forma cortantes montañas rodeadas de hayas y pinos,  colosos que en la primavera y el otoño dan a estos pueblos, a más de mil metros de altitud, un aire de señorío y altivez, una suerte de trono inaccesible a la espera o de vuelta de los mas fríos inviernos de la península, esos que obligan a almacenar fabadas de nuevos anuncios, emociones que se congelan en la meteorología adversa del tiempo.

A los pies del pico Ocejón, que desde su majestuoso mirador nos llevará por las sendas del Macizo Central hasta La Pinilla (aquí se acunan los pueblos del sur de SegoviaRiaza y Ayllón, entre plazas con solera y lechosos y crujientes borreguitos de sueño eterno en un plato) nos encontramos con aldeas salpicadas entre valles, deliciosos ejemplos de armonía arquitectónica y cromática, frías fachadas de piedras en gris que se esconden entre álamos y chopos que las protegen, que se extasían con su serenidad.

El camino empieza  en  el pueblo de Tamajón. Un recorrido para el goce de motoristas y conductores sensibles que va dejando atrás bosques territorio de zorros y corzos, abrigo de cazadores de madrugada y ermitas del primer románico, pasos de otro tiempo enmarcados en un aroma de tomillo y chimenea.

Imagen

Hay muchos pueblos después y algunos de excepcional belleza, como Campillo de Ranas, al pie del coloso, intrincado de forma salvaje entre la frondosidad de sus campos, de casas bajas que en sus tejados oscuros se confunden con el verde de la naturaleza desbordada, de calles serpenteantes y  coquetas plazas conformando una bucólica estampa de sonoridad infinita, de amores atemporales por celebrar

Pasando por Majalrayo, recio y elevado a los pies del río, de hogares antiguos y tradiciones. Orgulloso en el sostén sus muros tras inviernos que aquí dicen no son lo que eran, humeante  en su despertar a los primeros rayos de sol que aquí parecen de una intensidad despojada de filtros urbanos.

Y terminando en Valverde de los Arroyos, en lo alto de una colina, divisando privilegiado la montaña, dándole la mano desde sus prados impolutos, perfecto balanceo para el descanso sin aditivos, bañado por cascadas que en afán de anonimato solo son chorreras, como si entre sus parroquianos hubiesen decidido que el gran público no les perturbe, negándoles la importancia de su inconmensurable belleza.

Imagen

No dejamos de admirar en cada uno de ellos, el funambulista ejercicio de su piedra oscura para tallar irregulares estampas de construcciones que acunan nuestra mirada entre la tradición y el diseño, entre la grandiosidad de la naturaleza aquí agreste y la maestría del hombre que la domina y la embellece; en el equilibrio inestable de formar parte de estos parajes sin alardes, con el respeto de quien contempla un lugar privilegiado y comprende que solo puede tomar parte desde la simetría imposible, desde el cincel de quien moldea la piedra para tallar un efebo y luego esconderlo, como si en cada uno de aquellos ancianos de anuncio se guardase el espíritu de quien balbucea sin saber que contestar, con la media sonrisa de quien guarda el mejor de los secretos.

Y ese mismo camino de sorpresas nos lleva hasta su mejor bosque, ese infinito Hayedo de la Tejera Negra, excelso en otoño y alegre y colorista en primavera.

Imagen

Dueño de rutas circulares junto a un rio juguetón y truchero,  oculto y visible a los pies de las hayas, enormes, singulares, refinadas, dándonos la bienvenida como si en el tiempo de espera nos hubiera construido un pasillo mágico de columnas delgadísimas que llegan al cielo, serpenteando con sus hojas entre reflejos dorados de un tintineo de sol, haciéndonos sonreír.

Anuncios

Read Full Post »

El especial de viajes del New York Times para este año 2013 colocaba a Burgos como la única capital española en su lista de 45 sitios a visitar en el mundo durante este año. La ciudad del Cid ha sido elegida además Capital Gastronómica en España destacando su interesante mezcla entre la tradición de los asados castellanos y la revolución culinaria que muchos de sus cocineros están planteando en sus restaurantes.

Imagen

Aprovechando este destacado tirón mediático y marketiniano, Burgos recupera este fin de semana una iniciativa novedosa que ya pusieron en marcha en otoño y que pude disfrutar entonces, por cortesía de mi alter ego.

Devoraburgos es un compendio de actividades alrededor de la gastronomía y la cultura. Una sensacional aproximación al conocimiento de las pequeñas ciudades españolas que guardan tesoros, una vuelta de tuerca a la promoción clásica basada en la tradición y en este caso en su maravilloso patrimonio catedralicio.

Imagen

En primer lugar, oferta la posibilidad de hacer noche en prácticamente todos los hoteles de la ciudad por solo 50 € la habitación desayuno incluido. Una autentica ganga para bolsillos en crisis.

Íntimamente ligado a ello, menús específicamente creados para la ocasión por 25 € persona con vinos de la tierra (Ribera del Duero o Arlanza) incluidos. Y por si alguien es amante de esa tradición tan nuestra de comer o cenar de pie, han creado el MiniDevora con tapas realmente cuidadas y sorprendentes en numerosos bares de la ciudad . Tan solo2,5 € vino o cerveza incluido.

De mi experiencia anterior, aconsejo el hotel Abba Burgos que además cuenta con una piscina interior donde relajarse y un maravilloso restaurante de autor, donde exploran todo tipo de detalles. Para tapear cualquiera de las opciones cerca de la Catedral o la Casa del Cordón son buenas elecciones.

La iniciativa, que se desarrolla durante este fin de semana, incluye además la posibilidad de realizar visitas guiadas a las bodegas de la zona por el irrisorio precio de 10 €. Opciones donde arquitectura y sofisticación se unen como en Bodegas Portia diseñada por Norman Foster u otras para acercarse a la tradición de bodegas familiares como Prado Rey o Monte Aman son buenísimas opciones para la mañana del sábado o el domingo.

Imagen

La iniciativa no termina aquí e incluye diálogos en el Auditorium de su magnífico Museo de la Evolución, sobre la relación entre la gastronomía y el mundo de la cultura.

En otoño pudimos disfrutar de un muy interesante encuentro entre Andoni Luis Aduriz del restaurante Mugaritz y Quique Dacosta flamante tres estrellas Michelin en su restaurante de Denia, con Juan Luis Arsuaga el director de la también cercana y muy atractiva visita a los Yacimientos de Atapuerca. Allí asistimos a una amena y divertida reflexión sobre la evolución humana y la gastronomía, y a la relación en la que se mueven algunos de los más famosos restaurantes de nuestro país, vinculando sus creaciones culinarias con su territorio; una extrapolación de aquellos primeros hombres agricultores que asentaron la civilización humana tal y como hoy la conocemos y de la que tanto se ha ido investigando desde los descubrimientos arqueológicos cercanos a Burgos.

Porque además la iniciativa ofrece la posibilidad de obtener precios reducidos en los dos magníficas y principales atracciones turísticas de la ciudad burgalesa. Por un lado, su majestuosa Catedral que hizo de Burgos Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1984. Impresionante y completísima la visita guiada para descubrir la más delicada y profusamente ornamentada catedral de nuestro gótico; emocionante en su historia y epatante en sus magnificas capillas de ostentosa decoración.

Por otro su moderno, didáctico e instructivo Museo de la Evolución, surgido al amparo de los yacimientos descubiertos en Atapuerca y que hace un prolífico recorrido por las etapas del hombre desde sus primeros vestigios hasta nuestros días. Un recorrido apto para toda la familia y en la que ningún viajero podrá aburrirse.

Devoraburgos completa su programa con sesiones de Showcooking en directo en la mañana del domingo y actividades para niños, así como una interesante feria de las principales bodegas de la zona de la Denominaciones de Origen Arlanza y Ribera del Duero.

En general, una maravilloso acercamiento a una ciudad muchas veces desconocida y con la que empezar con buen pie estas vacaciones de Semana Santa

Mas Info en

www.burgos25.com

Read Full Post »

Dalí regaló a Gala en 1971 un castillo renacentista en la diminuta villa de Pubol en Gerona. Este castillo, dedicado y pensado para el disfrute de la musa del genial pintor catalán, es la metáfora del Bajo Ampurdan. Ese desconocido e inspirador interior del norte de Cataluña.

Imagen

La quietud de su ubicación, elevado silencioso entre campos de trigo de intenso verdor y salpicado por masías ocres, nos devuelve la sencillez y el reposo de unas tierras donde el tiempo transcurre cadencioso y juguetón, aprovechando los rayos de sol en este cielo azul intenso, turquesa como el agua de una costa brava y salvaje, luminosa y tímida, como una cala entre pinares, como una roca asomada entre la espuma de las olas del Mediterráneo.

Imagen

Y en este castillo, entre paredes recias como la germánica Gala, deambula el espíritu burlón del genio de bigotes, como si en cada pueblo de estas tierras hubiera un homenaje a los elefantes de patas desproporcionadas de su jardín, a las Cariátides de sus fuentes y las cabezas de Wagner acumuladas a los pies del agua repiqueteando.

Imagen

Como si de esa manera contempláramos el paisaje apolíneo y llano de estos parajes silenciosos, salpicados por la belleza infinita de sus pequeños pueblos medievales, de sus playas escapando del turista veraniego, de sus rincones exquisitos y aristocráticos; como el dibujo de su matrimonio mas célebre, tan necesitado del espacio para el deseo, para la ensoñación. Como si en cada paso que recorremos en este lugar necesitáramos volver para quedarnos tal vez, para echarlo de menos.

Peratallada ni siquiera es un pueblo, solo un conjunto medieval. Forma parte del municipio de Forallac y es un magnifico recinto amurallado lleno de encanto. Sus calles de piedra irregular nos devuelven a la Edad Media. Caminamos entre casas señoriales adornadas con faroles encendidos en marrón, carteles de colores que anuncian exquisitos restaurantes con patios de cuento, abigarrados en su decoración; entre las cerámicas de terracota de la vecina Bisbal y los azules de muñecos que juegan con mesas cuidadosamente abandonadas en un rincón bañado por una fuente escondida. Como si nadie hubiera ahorrado detalles en una armonía colorista y decadente. Plazas coquetas que nos regalan balcones renacentistas, como si el espacio se llenara de princesas etéreas, como si la civilización aun esperara cansada por venir aquí.

Imagen

Hay tiendas de decoración, galerías de arte, puestos gourmets y vendedores ambulantes. Hay silencio y una cálida luz que anticipa el mar. Hay descanso.

En Monells, los arcos de su casco antiguo serpentean junto a un elegante y poco bullicioso río que nos lleva hasta su plaza principal. Un magnífico ejemplo de estructura medieval maravillosamente conservada. Antigua sede de un importante mercado de la comarca, es orgullo aun de los parroquianos.

La estampa invita a sentarse a observar y a escuchar el silencio, a disfrutar el aperitivo con una coca de verduras o anchoas, botellín en mano; a subir hasta su parte más alta para contemplar la llanura, esa estampa ligeramente adornada por la brisa que nos adormece los nervios.

Uno puede acercarse hasta Pals y visitar su imponente Torre de las Horas, un ejemplar del románico catalán de planta extrañamente redonda y subir hasta el Mirador del Pedró desde donde observar su trazado medieval salpicado de ventanales góticos y arcos señoriales. El recorrido, siempre en sentido ascendente, tiene el premio de la armonía de sus calles, perfectamente cuidadas, en un paseo donde el regalo final es la contemplación de la costa al fondo, con ese magnífico paraje para los buceadores que son las enigmáticas Islas Medes; con sus islotes dibujados altaneros contemplando la belleza desde la distancia.

Ya en la costa, desde la villa marinera de Calellla de Palafrugell, caminamos junto a su encantadora playa urbana salpicada de chiringuitos con las brasas humeantes del pescado regalándonos el olfato. Serpenteamos hasta descubrir las calas junto a Begur. Aiguablava entre pinares y burguesas residencias adornando su silueta, Sa Riera y Sa Tuna, la hermana pequeña, con sus barcas  de  pescadores de colores , devolviéndonos el recuerdo de Port Lligat donde Dalí dio rienda suelta de nuevo a su genio y su locura, imbuido por esta ausencia de tiempo o este viento alocado en la costa que revuelve las mentes.

Imagen

De subida a Begur hasta su imponente castillo, en un paseo de historia repleto de casas de indianos; de aquellos aventureros catalanes que hicieron fortuna en América y dejaron testimonio aristocrático de sus costumbres en aquellas tierras, de esa opulencia exagerada y colorista que nos regala esta villa entre sus muros.

En la masía en la que descansamos  repiquetea el agua en una fuente retorcida de colores, regalo nos cuentan de un escultor de la zona que dedicaba su vida a hacer butifarras caseras. Genio y estampa de estas tierras, entre las tripas de sus arcillas y la paleta de colores del mar entre los pinos. Como si Dalí, sentado en una butaca imposible y en medio de los trigales mordiera entre carcajadas un bocadillo de salchichón. Como si lo hiciera en una foto para siempre. Inmutable.

silla

Read Full Post »

Ahora que termina este 2012, un pequeño apunte de ocho pueblos mágicos de nuestra geografía donde despedirnos o donde no deberíamos faltar en 2013.

Albarracín (Teruel) Enclavado en la sierra que le da nombre, este maravilloso pueblo de Teruel, de muros rojizos con entramados de madera, es mezcla de un enclave privilegiado en el istmo del río Guadalaviar, con un precioso casco histórico de calles de piedra  para recorrer  a pie. Elegido pueblo más bonito de España en 2010 por más de cuarenta expertos, está propuesto para ser considerado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

albarracin

Una inigualable mezcla de arquitectura, historia  y naturaleza que nos remite a ciudades de cuento como Sintra en Portugal o los pueblos de la Toscana italiana

Urueña (Valladolid) Amurallado pueblo medieval en la comarca de Tierra de Campos en Valladolid, que ha dedicado sus calles a la perpetuación del libro, siendo la única Villa del Libro existente en España. Decenas de librerías a cual más coqueta salpican sus muros, en un ambiente idílico, a descubrir dentro de una increíble muralla.

urueña2

Peratallada (Gerona) Pueblo medieval en el corazón del Bajo Ampurdan gerundense donde aun pueden visitarse casas conservadas desde el siglo XV y XVI.

Un retorno a la Edad Media en este encantador pueblo enteramente de piedra, repleto de restaurantes coquetísimos y galerías de arte cuidadas al más mínimo detalle. Muy cerca se pueden visitar Monells con sus preciosos arcos y Pals en la misma línea de pueblos medievales con encanto

peratallada

Castrillo de los Polvazares (León) Visitar Castrillo es perderse en un tiempo de calles recónditas con casas de piedra y arcilla rojas, salpicadas por los vivos colores de sus portones y ventanas. Dentro de la Comarca de la Maragatería en León y a pocos kilómetros de la modernista Astorga, es obligatorio parar en alguno de sus restaurantes a comer su famoso cocido maragato; ese que sirve al revés.

castrillo 2

Arties (Lérida) En el corazón del Valle de Arán, este elegante pueblo del pirineo leridano, anclado entre montañas a más de 1000 metros de altitud, nos regala casas señoriales en un paisaje de cuento, junto al cristalino río Garona. Con un caso urbano de piedra donde aun pueden visitarse restos del románico catalán, Arties es punto de partida perfecto para los amantes del esquí (Baqueira Beret y la Bonaigua se encuentran a pocos kilómetros) y de la montaña (el parque Nacional de Aiguastortes y la Artiga de Lin) están a pocos kilómetros de allí

arties

Deia (Mallorca) Enclave mágico el de este pueblo mallorquín a los pies de la Sierra Tramontana y bañado por la luz del Mediterráneo. Refugio de innumerables artistas a lo largo de la historia, sus muros han cobijado desde a Robert Graves a Anaïs Nin pasando por músicos como Mark Knopfler o Mick Jagger  Construido sobre una colina y respetando el sistema de acequias árabe, sus calles son una mezcla de colores terrosos entre olivares y calas de aguas turquesa .Pasear aquí, aprovechando la brisa del mar, se convierte en una experiencia casi mística

deia 2

Ochagavía (Navarra) A los pies de la selva de Irati, este pequeñísimo pueblo de Navarra fue escenario de la maravillosa película de Montxo Armendariz “Secretos del corazón”. Enclavado en el Valle del Salazar, sus calles empedradas y sus caseríos majestuosos nos transportan a un entorno de montaña lleno de brumas y magia. A escasos kilómetros, el bosque de hayas y acebos más bonito de España.

ochagavia 2

Fuenterrabía (Guipúzcoa) Pasear por el Barrio de la Marina es un auténtico privilegio para los sentidos en este pueblo guipuzcoano colindante con Francia, en el que sus casas de balcones de madera se engalanan con flores durante todo el año. La costa cantábrica baña sus señoriales palacetes del siglo XVII y XVIII anticipando una ineludible visita al País Vasco Francés en sus hermanos Biarritz y San Juan de Luz

fuenterrabia2

Read Full Post »

Fundada en el año  782 por un monje budista, Nikko es uno de los centros budistas más importantes de Japón y visita obligada para todo turista en el país del Sol Naciente. Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999 por su conjunto de templos y pagodas, pasear por Nikko en invierno es silencio y espiritualidad, es calma y sosiego, es disfrutar de la armonía de lo arquitectónico con la naturaleza, es transportarnos a un tiempo mucho más despacio. Nikko es junto a Nara y los templos de Kyoto, elemento imprescindible para entender el Japón tradicional y milenario, el surgido de la historia de sus señores feudales y  sus violentas luchas de poder, el influido por el sintoísmo y el budismo, el bañado de la religiosidad oriental que tanto admira el viajero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En Nikko cientos de antiguos templos profusamente ornamentados, salpican un maravilloso bosque de cedros donde la nieve hace su aparición desde los primeros días de diciembre. En el paseo, entre majestuosas pagodas, el sonido envolvente de una enorme campana de hierro nos conduce como abducidos hacia la historia de los primeros shogunes del Japón, hasta el maravilloso y ancestral Templo Togoshu, en honor al primero de estos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parecemos en nuestro recorrido cercanos a la famosa escultura de los Monos de la Sabiduría “No oye al diablo, no ve al diablo, no le habla al diablo”, atónitos ante la belleza de un paisaje tan singular, como críos descubriendo nuevos mausoleos tras los enormes árboles centenarios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí en Nikko nada se parece a la metrópoli Tokio, alocada y mágica, a solo dos horas en tren. Japón descubriremos, es el contraste entre estas montañas del Tochigi y la modernísima bahía de Odaiba. Una bofetada entre modernidad y alma,  ese golpe delicioso que uno solo asimila días después, cuando el viaje deja poso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Visitamos la Puerta de Yomeimon decorada con más de quinientos motivos naturales y animales en una riqueza de matices y colores que la hace inabordable; nos deleitamos con el interior de los templos, con la quietud de sus siluetas enmarcadas por el sonido del viento; como una antesala perfecta para la meditación para la que están pensados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde arriba, observando la amplitud del bosque, contemplamos un grupo de mujeres retirando la nieve con viejas escobas para permitir el deambular de los turistas, como si aquí todo ocurriera del mismo modo desde hace muchos años. Como si el tiempo hubiera detenido la fiereza de los shogunes entre el frio de colores de estas tierras, entre los dorados y ocres de sus puertas de entrada. Como si las pagodas prominentes y altivas nos observaran en diminutas figuras ensimismadas ante tanta belleza, desde hace tantas miradas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bajando hacia el pueblo nos recreamos con el maravilloso espectáculo de un recogido y coqueto jardín japonés, donde enormes peces de colores deambulan entre unas aguas a unas horas de volverse heladas. La nieve cae de los cedros cadenciosamente, aportando una estampa viva a una postal atemporal. Parece como si nadie quisiera marcharse de Nikko en su visita; haciendo y deshaciendo el camino entre los disparos de las maquinas de fotos y la respiración cortada por el frio y el asombro. Como si una nana nos acompañara meciéndonos, como si estos bosques nos hubieran envuelto en armonía y dibujásemos círculos para evitar marcharnos. Para entender este lugar hermoso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • El Japan Rail Pass permite visitar Nikko en tren desde Tokio en un recorrido de poco mas de dos horas.
  • Una vez allí la visita puede hacerse en un día o dormir en el pueblo en algún Ryokan tradicional.

Read Full Post »

Cuando decidimos viajar a FranciaParís aparece en nuestras cabezas como destino ineludible. La magia de la ciudad romántica por excelencia, es objeto de innumerables desplazamientos ya sea en un corto viaje en avión o incluso en una escapada con parada en la frontera, en la Costa vasca o el Pirineo catalán

Posiblemente, los Castillos del Loira o la Costa Azul, supongan para más avezados viajeros el siguiente destino en interés; los Pirineos o los Alpes atraen a montañeros y amantes de la naturaleza y los deportes de invierno; incluso el País Vasco Francés, por cercanía, nos puede llevar a descubrir su señorial costa, en lugares tan atractivos como Biarritz o San Juan de Luz.

Existen sin embargo otras regiones en Francia, casi desconocidas por el turista español, que guardan innumerables atractivos y tesoros.

El Charente está situado entre las demarcaciones de Aquitania y Paises del Loira, al oeste de Francia, y tiene en su zona central, la denominada Poitou Charentes, una  amalgama de lugares de interés que bien merece una escapada de tres o cuatro días.

Imagen

Angouleme, primer punto de interés de sur a Norte desde España, es la capital del departamento de Charente y es conocida por ser la capital mundial del comic. Sus muros recogen innumerables muestras de obras de los más prestigiosos dibujantes de este “arte menor “ y sus museos del comic , dividido en dos edificios y una increíble biblioteca hará las delicias de los aficionados a esta disciplina.

Angouleme es además una preciosa ciudad coqueta y distinguida, repleta de iglesias románicas entre la que destaca su maravillosa Catedral del siglo XII, la catedral de Saint Pierre, que fue restaurada espléndidamente en el siglo XIX o la iglesia de Saint André  que constituyen el primer ejemplo de la sobresaliente ruta románica que esconden estas tierras.

En Angouleme, el tiempo transcurre despacio entre recoletas plazas salpicadas por cafés coloristas donde se degustan exquisitos pasteles de chocolate, especialidad también de la ciudad; calles empedradas y los restos de un recinto amurallado de origen romano que permite asomarnos desde sus contornos a la silenciosa estela del rio Vienne.

Además, como en otras muchas ciudades francesas su Hotel de Ville es de una majestuosidad admirable y nos permite tomar constancia de que estamos ante una región repleta de buen gusto.

Imagen

En ruta hacia el norte, nos adentramos en el departamento de Vienne, el corazón del románico Francés;lo que podría ser la réplica de nuestra meseta palentina en Castilla. La capital de Vienne es Poitiers , que nos recibe con la majestuosa Iglesia de Notredame del siglo XI, muestra esplendorosa del románico francés que alberga en sus fachadas, profusamente esculpidas, la historia de la Biblia desde los primeros apóstoles hasta la muerte de Cristo. Su apabullante portada es bañada por un fastuoso juego de luces las noches de verano en un espectáculo lleno de encanto.

Recorrer Poitiers es recorrer el resto de sus innumerables iglesias románicas en un paseo inusualmente tranquilo y arrebatador. En Poitiers, para llenar de contrastes la experiencia, se encuentra también el parque de Futuroscope, un parque temático dedicado a la imagen, la luz y el sonido, con atracciones espectaculares  que van desde simuladores de 3d, pantallas de 360 grados, experiencias interactivas etc. Un parque temático diferente, sin montañas rusas ni muñecos animados pero que hará las delicias de cualquier viajero inquieto.

Imagen

A 50 km hacia el este de Poitiers, en dirección al Valle del Loira es obligatorio detenerse en la abadía de Saint Savin. Declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1984, alberga el mayor conjunto de pinturas románicas de Europa.

Entrar en la denominada Capilla Sixtina del Románico es sencillamente abrumador. La abadía del siglo XI, llamada también la abadía de las mil columnas, es un templo de enormes proporciones, de estilizadas columnas que sostienen una esplendida bóveda románica

Sin embargo más allá de su valor arquitectónico, el visitante queda con la boca abierta desde que accede a la iglesia por el valor de sus frescos. Conservados espléndidamente por la intervención del escritor Prosper de Merimee en el sigloXIX (se encargó personalmente de supervisar las obras de conservación) recogen la historia del Antiguo Testamento con una riqueza de detalles epatante.

Imagen 

Es difícil describir las sensaciones al observar pinturas cargadas de cromatismo y vivacidad con más de diez siglos de antigüedad; la magia de pasear bajo muros repletos de obras maestras como si uno pudiera recrear aquellas historias que tantas veces escuchamos en el colegio, des de la historia de Adán y Eva, pasando por la construcción del Arca de Noé o el levantamiento de la torre de Babel. Un autentico espectáculo para paladares sensibles.

Recuperados del impacto del tesoro descubierto, uno debe acercarse a la ciudad medieval de Chauvigny y recorrer sus calles empedradas y los restos de los cinco castillos que conforman su ciudad amurallada. Observar esta pequeña comuna según empieza a caer la noche , con la puesta de sol tras los muros de piedra y los cernícalos volando en bandadas tan armoniosas como la silueta del pueblo, es de una belleza incalculable.

Si aún queda tiempo no debería el viajero dejar de disfrutar de la aristocrática ciudad de Chatellerault , con su impresionante castillo, anticipo de una visita más amplia al territorio del Loira; o del maravilloso pueblo medieval de Confolens con su increíble puente de piedra y sus coquetas calles o simplemente disfrutar del salvaje verdor de sus tierras bajas y viñedos al ser posible acompañado de la mejor música clásica en el coche.

Dos consejos:

  • No dejar de probar el pineau de Charentes, un licor dulzón de la región que mezcla cointreau con mosto. Maravilloso para acompañar postres, los franceses lo toman con melón
  • Para darse un capricho hospedarse en el Chateau de Nieuil a 40 km de Angouleme. Reproducir la sensación de dormir en un castillo  rodeado de un hermoso bosque privado y con un trato señorial. Maravillosas vistas, relax absoluto y un muy buen restaurante gastronómico

http://www.chateaunieuilhotel.com/

Read Full Post »

Alguien me preguntó el otro día.

¿Si pudieras volver a una ciudad de las que conoces, cual elegirías?

No vacilé, sin duda, Buenos Aires . Ahí van mis catorce razones

Imagen

  • Por sus taxistas expertos en fútbol y en política; por la posibilidad de disfrutar de enciclopedias deportivas en trayectos de 20 minutos. Porque todos son de Boca y lo consideran el único equipo de fútbol del mundo
  • Porque tras cada bonaerense hay una historia insólita derivada de la locura de sus políticos. Corralitos, persecuciones ideológicas, sueños cumplidos y rotos en un día. Porque uno no sabe que parte es cierta de todo lo que cuentan. Porque al menos han sobrevivido a ello.
  • Porque nos adoran.Porque un conductor de colectivo me llamo maldito galleguito pues estuve a punto de destrozarle la máquina expendedora de billetes, con mi sola torpeza. Porque yo acababa de subir al autobús y no había abierto la boca. Porque se rió.
  • Porque todos tienen el sueño de viajar a Europa y a la madre patria
  • Porque Palermo es cool y alternativo pero mantiene su esencia gaucha
  • Porque la Avenida Corrientes me recuerda a la Gran Vía, cuando aun había cines y papeles por el suelo.
  • Porque se comen las mejores pizzas del mundo en las pizzerías más feas del mundo
  • Porque en las tiendas aun venden teles con culo, y minicadenas.
  • Porque Puerto Madero parece un engendro prefabricado ante la autenticidad del resto
  • Porque el mito de la carne Argentina es cierto. Ir a La Cabrera es el mayor placer gastronómico para un verdadero carnívoro.  http://www.parrillalacabrera.com.ar/
  • Porque sus calles con arboles me recuerdan a las de Madrid; porque Buenos Aires no es bonita, como mi ciudad.
  • Porque no pude ir a ver Caminito ni La Bombonera
  • Porque disfrute como un niño viendo una sesión de milonga de maduritos. Porque los señores siempre buscaban a la chica más guapa y joven
  • Porque adoran a Sabina
  • Porque quiero volver a  las aguas marrones del río de la Plata y visitar de nuevo Colonia de Sacramento en Uruguay
  • Porque no encuentro explicación para ello pero no dejo de desear volver, como en el tango.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: