Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 marzo 2013

Nunca he sido fanático de series de televisión. Hablo de fanático en el sentido de seguidor incondicional y enamorado, grabador de capítulos en la década anterior o compulsivo recuperador de los perdidos en la actual. Ni he estado jodido por finales incomprensibles e injustos, ni llevé nunca las orejas de punta, ni siquiera de pequeño quise tener un coche fantástico o un grupo de amigos con un colega con collares de oro. Reconozco que no.

Imagen

Solo puedo decir que seguí con cierta congoja el horrible crecimiento de Kevin Arnold en Aquellos maravillosos años antes de pensar que iba a acabar saliendo de putas con el falso Marylin Manson judío. Antes de que la voz en off del maldito hijo de Antonio Alcántara nos devolviera la versión cañí y apta para toda la familia del revisionismo histórico de turno.

Amé profundamente la que para mí sigue siendo veinte años después, la serie más moderna, heterodoxa y  envolvente de la historia de la televisión: la TwinPeaks del otras veces críptico e incomprensible David Lynch. Nunca olvidaré el miedo real en el último capítulo. El acojone entre cortinas rojas y enanos demoniacos.

Y muchos años después idolatré a destiempo, quiero decir con posterioridad sonrojante a su estreno en el Plus, las peripecias de Tony Soprano, su mafia, familia disfuncional, fobias y casas de diseño imposible entre albóndigas caseras. Solo eso, prometo que nada más.

Imagen

No contaría esto si no hubiese caído en los últimos meses en la más profunda admiración hacia dos series que cuentan historias similares desde acercamientos dispares; dos historias unidas por el invisible cordón umbilical del comportamiento humano en el contacto con el poder y el dinero. Dos metáforas de este tiempo de Bárcenas y ERES, de intrigas de poder y terrenos recalificados, de conspiraciones mediáticas que se adivinan y escándalos imposibles que se transcriben. De todo aquello con lo que nos desayunamos las mañanas en este y el otro lado del océano.

House of Cards y Crematorio tratan de ello. Y lo hacen desde dos magistrales libretos, historias bien contadas y llenas de recovecos y matices, personajes poliédricos que nos adentran en la complejidad del alma humana, venganzas y ambiciones por partes iguales, códigos éticos difícilmente aceptables pero que acaban resultando nuestros, filiaciones con los tipos más indeseables que uno podría imaginar pero que acaban pareciéndonos mejores que todo el universo que observamos a su alrededor. Y sobrevolando todo, una dura reflexión sobre la naturaleza de los que nos gobiernan, de aquellos que manejan o especulan con nuestro dinero contribuyente, de aquellos que deciden sobre el porqué de lo que nos ocurre como sociedad  y sobre cómo nos ocurre.

ImagenAlguien debería decir alto y claro que Crematorio es la mejor serie que se ha hecho en España en los últimos veinte años. Porque simplemente es así. Desde unos maravillosos títulos de créditos y tema de cabecera, hasta unas interpretaciones prodigiosas encabezadas por ese Pepe Sancho que siempre vivirá en mi cabeza como el Rubén Bertomeu, frío y manipulador, empeñado en hacer del Mediterráneo su teatro de títeres particular. La historia tiene el nervio de las buenas pelis de gangsters, los diálogos más certeros  que se han escrito en este país y el diseño de personajes más creíble que hemos visto en una ficción española.

En Crematorio comprendemos las motivaciones de todos y cada uno de los tipos que nos muestra la pantalla, nos unimos a ellos. Desde el capo con la pulsión de poder en los genes, hasta el segundón asfixiado por la omnipresencia del amigo, la hija buscando su hilo vital en oposición al patriarca, el yerno títere enamorado, el fiel abogado, el descerebrado matón, la abnegada y perdida esposa de vitrina, la nieta consentida y díscola, el concejal sin escrúpulos, el matón del Este.

Cada personaje está construido desde una acumulación de matices que vamos entendiendo con la inclusión de flashbacks que hacen avanzar la historia con una fluidez y complejidad admirable; con el perfectamente recreado envoltorio de ese Mediterráneo de naranjos  y casas de diseño con vistas al mar, pero también de puticlubs y juzgados, de solares por construir y clubs de fútbol donde lavar dinero, de yates donde cerrar tratos y crematorios donde hacer desparecer verdades. Como en una tal vez o no, exagerada versión de este país en sus últimos años.

Imagen

En House of Cards el protagonista no es un constructor avispado, sino un frustrado y desengañado congresista capado en sus aspiraciones políticas. Kevin Spacey, maravilloso cínico y descreído líder de la mayoría demócrata en el Congreso americano, habla a la cámara para desenmascarar los resortes del poder en Washington, de la misma manera que el objetivo de Crematorio nos los muestra en Misent. Aquí sin embargo el tono busca ser en primera persona, para acercar la venganza al espectador y que este la haga suya. Y lo consigue.

Imagen

Somos Spacey cada vez que lidera una negociación entre tiburones, cada vez que estrecha una mano de un pobre votante para deshacer un entuerto, cada vez que juguetea con Zoey y conspiran mutuamente en un juego de ambiciones y pulsiones inconfesables, cada vez que intuye el engaño de su fría y calculadora mujer (magnífica Robin Wright) con el atractivo artista, cada vez que disfruta una de sus victorias masticando costillas en un callejón. La serie, dirigida por el director de Seven, David Fincher, se mueve entre una atmósfera oscura y cargada de calles angustiosamente solitarias y personajes en el filo de sus emociones, a punto de precipitarse a un no buscado vacio emocional. Es un escenario desprovisto de la luz del mar valenciano; ensombrecido por la deriva egoísta de personajes que no buscan, sino que deambulan por el hecho de conseguir una victoria que alimente sus egos, que les redima de sus intuidos demonios internos.

Aun con ello, todas y cada una de sus criaturas nos parecen entendibles, defendibles, amables en último término. Como si en algún momento no pareciera tan malo construir sin licencias o engañar ancianos por un mísero voto. Culpa de quien los escribe y los interpreta. De quien los admiramos por suerte, solo desde un sillón.

Canal+ emite House of Cards todos los jueves a las 21:30.

Crematorio se puede ver desde su servicio de VOD gratis en Yomvi

Read Full Post »

El especial de viajes del New York Times para este año 2013 colocaba a Burgos como la única capital española en su lista de 45 sitios a visitar en el mundo durante este año. La ciudad del Cid ha sido elegida además Capital Gastronómica en España destacando su interesante mezcla entre la tradición de los asados castellanos y la revolución culinaria que muchos de sus cocineros están planteando en sus restaurantes.

Imagen

Aprovechando este destacado tirón mediático y marketiniano, Burgos recupera este fin de semana una iniciativa novedosa que ya pusieron en marcha en otoño y que pude disfrutar entonces, por cortesía de mi alter ego.

Devoraburgos es un compendio de actividades alrededor de la gastronomía y la cultura. Una sensacional aproximación al conocimiento de las pequeñas ciudades españolas que guardan tesoros, una vuelta de tuerca a la promoción clásica basada en la tradición y en este caso en su maravilloso patrimonio catedralicio.

Imagen

En primer lugar, oferta la posibilidad de hacer noche en prácticamente todos los hoteles de la ciudad por solo 50 € la habitación desayuno incluido. Una autentica ganga para bolsillos en crisis.

Íntimamente ligado a ello, menús específicamente creados para la ocasión por 25 € persona con vinos de la tierra (Ribera del Duero o Arlanza) incluidos. Y por si alguien es amante de esa tradición tan nuestra de comer o cenar de pie, han creado el MiniDevora con tapas realmente cuidadas y sorprendentes en numerosos bares de la ciudad . Tan solo2,5 € vino o cerveza incluido.

De mi experiencia anterior, aconsejo el hotel Abba Burgos que además cuenta con una piscina interior donde relajarse y un maravilloso restaurante de autor, donde exploran todo tipo de detalles. Para tapear cualquiera de las opciones cerca de la Catedral o la Casa del Cordón son buenas elecciones.

La iniciativa, que se desarrolla durante este fin de semana, incluye además la posibilidad de realizar visitas guiadas a las bodegas de la zona por el irrisorio precio de 10 €. Opciones donde arquitectura y sofisticación se unen como en Bodegas Portia diseñada por Norman Foster u otras para acercarse a la tradición de bodegas familiares como Prado Rey o Monte Aman son buenísimas opciones para la mañana del sábado o el domingo.

Imagen

La iniciativa no termina aquí e incluye diálogos en el Auditorium de su magnífico Museo de la Evolución, sobre la relación entre la gastronomía y el mundo de la cultura.

En otoño pudimos disfrutar de un muy interesante encuentro entre Andoni Luis Aduriz del restaurante Mugaritz y Quique Dacosta flamante tres estrellas Michelin en su restaurante de Denia, con Juan Luis Arsuaga el director de la también cercana y muy atractiva visita a los Yacimientos de Atapuerca. Allí asistimos a una amena y divertida reflexión sobre la evolución humana y la gastronomía, y a la relación en la que se mueven algunos de los más famosos restaurantes de nuestro país, vinculando sus creaciones culinarias con su territorio; una extrapolación de aquellos primeros hombres agricultores que asentaron la civilización humana tal y como hoy la conocemos y de la que tanto se ha ido investigando desde los descubrimientos arqueológicos cercanos a Burgos.

Porque además la iniciativa ofrece la posibilidad de obtener precios reducidos en los dos magníficas y principales atracciones turísticas de la ciudad burgalesa. Por un lado, su majestuosa Catedral que hizo de Burgos Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1984. Impresionante y completísima la visita guiada para descubrir la más delicada y profusamente ornamentada catedral de nuestro gótico; emocionante en su historia y epatante en sus magnificas capillas de ostentosa decoración.

Por otro su moderno, didáctico e instructivo Museo de la Evolución, surgido al amparo de los yacimientos descubiertos en Atapuerca y que hace un prolífico recorrido por las etapas del hombre desde sus primeros vestigios hasta nuestros días. Un recorrido apto para toda la familia y en la que ningún viajero podrá aburrirse.

Devoraburgos completa su programa con sesiones de Showcooking en directo en la mañana del domingo y actividades para niños, así como una interesante feria de las principales bodegas de la zona de la Denominaciones de Origen Arlanza y Ribera del Duero.

En general, una maravilloso acercamiento a una ciudad muchas veces desconocida y con la que empezar con buen pie estas vacaciones de Semana Santa

Mas Info en

www.burgos25.com

Read Full Post »

En esta época de crisis en que cualquier iniciativa empresarial tiene parte de quimera y gran dosis de obstinación, descubrir la existencia de nuevos negocios es siempre un soplo de esperanza, ilusión y optimismo. Cuando además las cosas se hacen con cariño, buscando lo novedoso y partiendo de un producto de calidad y un trato diferencial para el cliente, el resultado sólo merece el aplauso y al menos, la curiosa atención.

mailing_cs3_APERTURA_Spring2013

Este es el caso de Pájaros en la Cabeza, el proyecto de dos madrileñas, que al calor de la moda de los mercados de ropa itinerantes, han lanzado en Madrid su apuesta por sesiones de venta en cortos espacios de tiempo, normalmente tres días en fin de semana, en locales acogedores, buscando la cercanía con el público y mostrando prendas exclusivas traídas desde Londres y París  pero con la ventaja de que no perdamos la cartera en la empatía con su acertada idea.

vestido verde bueno

Así, encontramos desde camisetas hasta vestidos de noche, en un acercamiento elegante, chic y moderno, priorizando los buenos acabados, los cortes favorecedores y los patrones muy femeninos. Prendas que responden a la idea de  ser sexy “sin encontrar tu mismo vestido en la vecina de al lado o en tu compañera de trabajo”, al deseo de definir un estilo propio sin someterse a los clichés de las grandes firmas, al objetivo de no tener que perder la mitad del sueldo para resultar original.

tienda ok

La idea la han impulsado con un fuerte apoyo en las redes sociales con campañas en Facebook y mailings recurrentes a las clientas para potenciar ese atributo de exclusividad, de comunidad, de pertenencia a una moda que se sale de lo normal sin tener que ser la sobrina de Carmen Lomana o los chicos del anuncio de Loewe para vestirla.

vestido gris

Las próximas convocatorias anticipan la nueva colección de primavera- verano incidiendo en vestidos chics a precio sostenido,  en el dibujo de una mujer joven y romántica con un punto de sensualidad casual, en la idea de sugerir desde la elegancia, de conquistar desde un atrevimiento no forzado, de epatar sin estridencias.

vestido flores ok

Podremos disfrutar de los diseños a partir de este fin de semana en el cada mas “in” entorno de las calles Hortaleza y Fuencarral, lo que muchos han denominado ya, el nuevo SOHO madrileño.

En resumen, una muy original opción para comenzar la primavera con aires de princesa cool, con una sonrisa en la cara ante tanto nubarrón tele-diario.

Próximo evento en Madrid: Días 7 de Marzo de 16 a 21h. 8 y 9 de Marzo de 10 a 21h

Calle Travesía de San Mateo 8 (perpendicular a Hortaleza)

Metros Alonso Martínez y Tribunal

Para saber mas: http://www.pajarosenlacabeza-shop.es o en Facebook (Pájaros en la cabeza)

Read Full Post »

Ese país sin reglas entendibles, capaz de moverse social y políticamente entre personajes como un humorista con apellido de insecto y un  putero que gana votos a base de comprar canales de televisión y jugadores de fútbol  ha sido también capaz de exportar e industrializar el principal, socorrido y recurrente elemento de la gastronomía occidental: La pasta.

Imagen

Sin haberla inventado pese a la creencia popular, (parece que fueron los árabes en su expansión por Europa quien introdujeron en la dieta del Mediterráneo la idea de dotar con diferentes formas la posibilidad de moler el grano, mezclarlo con agua, dejarlo secar y posteriormente cocerlo o darlo calor), ya desde el siglo XII la pasta se popularizó en el país transalpino hasta hacerse imprescindible y fue en el siglo XX con la explosión de los movimientos migratorios al continente americano, tanto en el Norte como en el Sur, cuando el plato se hizo universal.

Así a día de hoy, gastronomías mucho más ricas como la francesa o la española no han sido capaces de instaurar en el psique colectivo un concepto culinario capaz de venderse por si solo en cualquier lugar del planeta, ligado además a atributos de sabor, salud y economicidad y todo ello derivando sólo del magnífico talento transalpino para la venta, para el comercio, para el marketing, para ese impulso creativo que balancea la bota de Garibaldi entre el business y el caos. Como en una metáfora de su propia realidad.

Encontramos pastas y pizzas en cualquier rincón que visitemos en el mundo, en cualquier calle o centro comercial, en cualquier buffet de hotel, en cualquier puesto callejero. Sólo en los últimos años, la explosión de la cocina japonesa ha podido competir desde las elaboraciones sencillas y las propuestas bajas en grasas, con un concepto que es a día de hoy y a mucha distancia, la más generalizada marca de serie del loco país vecino.

En estas, en casi todas las grandes ciudades de España pueden consumirse más que aceptables pizzas y pastas en diferentes elaboraciones , que han actualizado la horrible oferta que en nuestro país existía hace treinta años, fruto del poco interés patrio en un país ligado al puchero y a nuestra fantástica y profusa cocina, y que empezó a introducir la pasta desde esos hogares con propuestas siempre pasadas de cocción y bañadas del omnipresente y fácil tomate frito, en los mejores casos casero y en los peores Orlando.

Cadenas como Gino´s o La Tagliatella han acercado otras elaboraciones al comensal medio español, con formulas más aceptables que las horribles aunque exitosas industrializaciones de cadenas como Telepizza, Domino´s o demás. Y en este panorama general sí existen acercamientos en los últimos años,  por ejemplo en Madrid, que buscan recuperar la esencia de la gastronomía transalpina, desde un acercamiento más autentico y de raíces, donde la carbonara siempre va desprovista de nata, el tomate no siempre tiene presencia y la pasta es de elaboración propia y siempre al dente.

Aquí van cuatro recomendaciones con buenos acabados de los platos, propuestas sabrosas y encanto en sus recetas que entroncan con esa línea de evolución que comentamos.

Imagen

En Trattoría Pulcinella (Regueros 7) todo a remite a Italia. Perteneciente al grupo del mismo nombre, este pequeño comedor en el corazón del barrio de Chueca, íntimo en su concepción,  nos transporta a la atmósfera de los comedores romanos con sus manteles de colores y las paredes profusamente decoradas por los símbolos del país verdirrojo, desde la Loren hasta Pavarotti. Pastas frescas en la carta y pizzas al horno de leña en un muy acogedor restaurante donde se pueden degustar propuestas enraizadas en la más honda tradición. Grandiosa burrata servida con pimientos y acelgas, buen vitello tonatto y enorme variedad de pastas desde elaboraciones originales hasta las más que correctas recetas clásicas. Como opción, pedir los muy sencillos y excepcionales espaguetis con tomate para contrastar aquello de lo que hablaba antes. Los precios son bastante ajustados y la reserva es obligatoria.

En La Tavernetta (Orellana 17), la carta se nutre de las especialidades de la cocina siciliana y corza. Tiene dos plantas, la de arriba más informal, con una barra donde probar alguno de sus innumerables y muy destacados vinos italianos, y un comedor abajo en forma de cueva, acogedor y sencillo en su decoración. La carta, muy ajustada en sus precios, nos deleita con recetas tradicionales de sabores nítidos y elaboraciones sencillas. Magnífica caponata de verduras y mejillones en salsa para el comienzo, e increíbles pastas originales como los fettuchine con cangrejo, los taggliatelle con bonito fresco y tomate o la pasta con calamares. Los camareros, modelo italiano de toda la vida, hacen sentir a las chicas especialmente como reinas y el servicio es agradable sin ser pesado.

Imagen

De los mismos dueños del anterior y situado en el barrio de Chamberí, abrió hace tres años Mercato Ballaró (Santa Engracia 24). Reproduciendo el mismo modelo de dos plantas, con barra informal abajo donde probar medias raciones y comedor arriba de tintes más románticos y sofisticados en este caso, Ballaró bucea en la tradición siciliana en un ambiente más cool y tal vez menos auténtico, pero con la misma calidad y originalidad en la materia prima y en sus recetas. Entrantes muy logrados como el carpaccio de corvina sobre pan sardo, crema de trufa y chips de alcachofa, o las habas, alcachofas, guisantes con flores de calabacín y queso stracciatella. Excepcionales y distintos los papardelle con codorniz y queso de oveja (para estómagos sin complejos) y los raviolini rellenos de pato con corteza crujiente del mismo. De postre un magnifico tiramisú. Tienen además un menú degustación a 32 € donde probar la mayoría de su espléndida carta.

Imagen

Finalmente en las afueras de Madrid, en la selecta y glamourosa urbanización de La Moraleja, el Grupo Sigla tiene desde hace dos años su enseña italiana de altos vuelos en Manzoni. Si bien, alejada de la autenticidad de las tres propuestas anteriores, Manzoni cuenta con una decoración exquisita de líneas refinadas en un amplísimo comedor adornado en verano por una bucólica terraza. En los fogones, el chef Miguel Rosa ha depurado las recetas clásicas italianas con un toque de modernidad, sencillez y perfectos acabados, que lo convierten en una opción gourmet de imprescindible visita. Excepcional el servicio y la atención y ricos aperitivos y deliciosa selección de panes, elaborados por el mismo pizzaiolo que dirige el horno de leña. La mejor burrata de Madrid para mi gusto, servida con deliciosos pimientos asados a la brasa de un intensísimo sabor, excepcional la pasta rellena de carabineros y ligerísima y perfectamente acabada la pizza de verduras con mozarella ahumada. Sencilla, finísima y llena de sabor. Los precios un poco más arriba que en las opciones anteriores (unos 45 € persona) pero el conjunto lo merece.

Son sólo alguna de las muchas aproximaciones que empiezan a destacar en nuestras ciudades recuperando y depurando el recetario original de la tantas veces cercana  y admirada cultura italiana de la mamma entre pucheros. Esa que tantas alegrías nos ha dado en la mesa y tantas sorpresas nos regala en los informativos. Quién querría quedarse en la comparación con el bufón y el Bunga Bunga?

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: